Semana Santa 2015

Lunes Santo

Todos los años el Coro de Cámara “Alonso Lobo” participa de forma activa dentro de la Semana Santa de Cuenca.

El Lunes Santo pone la parte musical en la procesión. Es un desfile atípico pues no lleva la banda de cornetas y tambores ni tampoco banda de música. Durante el recorrido es el Coro el que pone la parte musical interpretando antífonas gregorianas alternadas con un tambor ronco que marca el ritmo a los banceros.

Después de la predicación en cada una de las siete iglesias del recorrido, el Coro interpreta las siete palabras, obra compuesta por el director D. Luis Carlos Ortiz Izquierdo.

Al finalizar la procesión se interpreta la obra gregoriana “Ave Regina” en el altar mayor, delante de la imagen de la Virgen de la Iglesia de San Esteban. Por último, y junto a aquellos hermanos que lo desean el Miserere de Cuenca.

Viernes Santo

Después de recorrer la calles del casco antiguo de Cuenca y parte de la ciudad moderna, la procesión del Santo Entierro llega hasta la iglesia de “El Salvador” dónde habitualmente se encuentran las imágenes de Cristo Yacente y la Soledad ante la Cruz.

A su llegada a la Plaza de El Salvador, el Coro interpreta tres obras especialmente compuestas por nuestro director para este momento. O Crux para el paso de la cruz desnuda, Miserere al modo gregoriano para la talla del Yacente y Stabat Mater para la Soledad ante la Cruz.

Son momentos de emociones contenidas y absoluto silencio, roto sólo por los sonidos de las voces del Coro y las horquillas de la cruz desnuda.

Después de la intervención del Coro y a la llegada de Jesús yacente, la banda de cornetas y tambores interpreta el himno nacional, así como la marcha de infantes para la Soledad ante la Cruz.

Santuario de Ntra. Sra. de las Angustias

Es costumbre de los conquenses, durante la tarde del Viernes Santo y el Sábado Santo hasta la hora de la vigilia pascual, ir a la ermita de Ntra. Sra. de las Angustias a acompañar a la Madre en su dolor por la muerte de su hijo.

El Coro también quiere aportar su granito de arena para con las tradiciones conquenses. Por eso desde hace casi veinte años, cada Viernes Santo, al acabar de cantar en la procesión del Santo Entierro, sube hasta la ermita para acompañar a María como mejor sabe hacer cantando.

Los primeros años sorprendió. Pero ahora, con el paso del tiempo es algo esperado por muchos conquenses que se acercan a esas horas al Santuario para cumplir con la tradición y escuchar al Coro.

Share This